Política de Cookies

Este sitio web utiliza cookies que facilitan la navegación, el registro y la recogida de datos estadísticos.
Al proseguir la navegación con cookies activas está accediendo a su uso.
La información almacenada en las cookies es utilizada exclusivamente por Regar. Leer más

Entendido

Programas públicos de apoyo financiero a mipymes a través del sistema de garantía (IBERAVAL, SGR): FON@DE

PUBLICACIONES XI FORO IBEROAMERICANO

En Castilla y León (España) en el año 2000 se puso en marcha un programa de apoyo financiero a las mipymes que, posteriormente (a partir del año 2002), se denominaría Fon@de a través de IBERAVAL, SGRCualquier aproximación a la realidad de la pyme y la microempresa (caracterizada esta última, fundamentalmente, por el colectivo de autónomos) pone de manifiesto, como uno de los problemas fundamentales (probablemente el primero), el de su dificultad para conseguir una adecuada financiación.

En la problemática antes expuesta subyace el problema fundamental de las mipymes para acceder al sistema financiero en condiciones competitivas: la falta de garantías suficientes o incluso la ausencia de las mismas.

Con el objeto de intentar superar esta situación, en el año 2000 se puso en marcha un programa de apoyo financiero a las mipymes que, posteriormente (a partir del año 2002), se denominaría Fon@de. Se encuentra, pues, en su séptimo año de vigencia, lo que ofrece una perspectiva razonable para efectuar un análisis de su trayectoria, resultados, puntos de mejora y, en consecuencia, posibilidades de evolución futura. 

Aunque los datos son lo suficientemente elocuentes, merece la pena destacar algún aspecto:

. Un 38% de las operaciones se ha realizado con nuevas empresas. En una Comunidad donde el espíritu emprendedor presenta un déficit importante, supone que este programa está resultando un instrumento efectivo de apoyo a la creación de mipymes y, en consecuencia a la creación de empleo.

. El plazo medio de las operaciones es de casi 6,6 años, salvando así una de las principales deficiencias de financiación tradicional de estas empresas.

. Por último, el dato sin duda más relevante desde el punto de vista de la eficiencia del programa es el del factor multiplicador de los recursos públicos empleados en el mismo. Pues bien, mientras en las medidas de apoyo tradicional (subvenciones a fondo perdido a la inversión), este factor oscila, en función de las líneas de ayuda y de los años, entre 4 y 5,2 (es decir con cada euro de fondos públicos invertido en la medida se movilizan entre 4 y 5,2 euros de inversión), en este programa este factor se eleva a 18, por término medio. Más significativos aún son los datos de esfuerzo público por empleo creado ya que mientras en Fon@de este dato es de 5.173 euros, en las líneas de subvención a pymes oscila entre 17.000 y 29.000 euros .

Es necesario destacar que, desde la puesta en marcha del programa, periódicamente se realizan encuestas entre las empresas que acceden al mismo, con el objeto de conocer su grado de satisfacción, aspectos que se podrían mejorar en cuanto al diseño y la gestión del mismo, y su intención de realizar nuevas inversiones en ejercicios futuros. Estas encuestas revelan un alto grado de satisfacción con el programa (más de un 94% de las empresas se declara muy o bastante satisfecho con el mismo) y los aspectos más valorados son: las condiciones financieras en cuanto a plazo y coste (en un 95%) y la rápida tramitación (en un 91%). Asimismo, casi el 96% de los consultados considera que el programa es un instrumento efectivo de fomento de la inversión.

 

Autores: Juan Rodríguez Población y Federico Hernández Agúnde