Política de Cookies

Este sitio web utiliza cookies que facilitan la navegación, el registro y la recogida de datos estadísticos.
Al proseguir la navegación con cookies activas está accediendo a su uso.
La información almacenada en las cookies es utilizada exclusivamente por Regar. Leer más

Entendido

De Basilea III a Basilea IV

Revisión exhaustiva de los activos ponderados por riesgo de los bancos

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (CSBB) está realizando actualmente una ambiciosa revisión de los APR (denominador de los ratios de capital) que podría tener un impacto significativo tanto en los requisitos mínimos de capital como en los ratios de capital reportados. Se espera que las nuevas normas globales se hayan completado a finales de 2016 y entren en vigor en 2019.

Tras la adopción de los ratios de capital basados en riesgo de Basilea III en las 24 jurisdicciones del Consejo de Estabilidad Financiera, y una vez que todos los bancos activos internacionalmente cumplen los requisitos de capital phased-in, la solvencia de los bancos se ha reforzado significativamente en los últimos años.

Cuando Basilea III vio la luz en 2010, se reconoció que el marco no era definitivo en relación con los APR de algunas exposiciones (p. ej. titulización y cartera de negociación) y se previó una revisión para una etapa posterior con el fin de mejorar la sensibilidad al riesgo, reducir la dependencia respecto de las calificaciones crediticias y evitar el arbitraje regulador. Pero posteriormente, la revisión de Basilea III ha ido mucho más allá de lo inicialmente previsto, ampliando su ámbito para incluir prácticamente cualquier tipo de riesgo y cualquier método empleado para calcular los APR.

Una segunda oleada de revisiones está relacionada con la revisión estratégica realizada por el CSBB del marco de capital ponderado por riesgo para valorar si consigue el equilibrio adecuado en términos de sencillez, comparabilidad y sensibilidad al riesgo. Fue una reacción al cuestionamiento del marco de capital debido a su excesiva complejidad y falta de comparabilidad, especialmente cuando se emplean modelos internos. Posteriormente y con el fin de abordar la excesiva variabilidad de los APR observada entre las entidades, el CSBB planteó un plan multifacético al G20 en 2014 y durante 2015 ha realizado avances sustanciales dirigidos a la finalización de las nuevas normas. Un informe presentado al G20 en noviembre de 2015 puso de manifiesto la intención de finalizar la revisión a finales de 2016.